sábado, 3 de octubre de 2009

PEÑALBA DE SANTIAGO (León)































































































































































































































































































































 



























































































Esta sorprendente población está enclavada en los Montes Aquilianos, junto a la Peña Alba, en el valle del Silencio.

Sus casas de piedra, cubiertas de pizarra, con amplias balconadas de madera en forma de corredor, se apiñan escalonadamente protegiendo en su interior a la Iglesia de Peñalba de Santiago, auténtica joya del arte mozárabe, formando un conjunto inigualable de arquitectura popular.
 
La Iglesia es lo único que queda del monasterio que fue fundado por San Genadio en el siglo X, durante el reinado de Ramiro II. Sus restos fueron aprovechados por los habitantes del valle para la construcción de sus propias viviendas.

El templo es un pequeño edificio, de muros de mampostería y planta en cruz latina con contrafuertes de estilo asturiano. En la parte sur, destaca poderosamente su bellísima puerta geminada, obra maestra del arte mozárabe, con sus dos arcos de herradura descansando sobre tres columnas de mármol de basas áticas y sencillos capiteles corintios que, enmarcada por el alfiz, forma un conjunto de extraordinaria armonía.
En la fachada norte hay una sencilla puerta de herradura en cuya jamba izquierda destaca una inscripción funeraria latina y adosado al contraábside, un bello sepulcro de estilo románico, en el que, según la tradición oral, descansan los restos de San Fortis, discípulo de San Genadio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario